Opiniones

Violencia Vegetal
Publicado en Noticias, Opinion

Poco a poco campos y ciudades se tiñen de verde y del color que dan las flores  insectos y aves pululan por calles, avenidas y patios haciendo más vivible nuestro entorno. Invitando a todos a salir de nuestras casas.  Los invito a salir, a caminar por algunas calles de la ciudad observando árboles y en general el entorno, disfruten el aire, llenen sus pulmones del frescor de la primavera, aprovechen porque de seguro a poco andar ese goce será interrumpido por la inescrupulosa acción de contratistas mandados por los municipios a limpiar calles y postes de ramas que no dejan pasar la luz del alumbrado público, o que aún se acumulan en calles y veredas simplemente porque no entendemos que en ellos hay buen abono para nuestros jardines.  Nuestra vista no se acostumbrará a la escena y aparecerán ejemplares mutilados muchos de los cuales están lejos de cables, casas, estacionamientos, mutilados, ni siquiera mochados, “técnica” que podríamos aceptar para el manejo y hasta preservación de árboles maduros, todo sin más causa que la mala ignorancia.

Las plantas como todos los seres vivos sentimos dolor y sobre todo somos capaces de reaccionar a condiciones del medio ambiente. Podemos relativizar las sensaciones de algunos grupos vegetales y animales, pero seguro los mamíferos sentimos dolor y otros sentimientos. Es más yo no sabría decir si dolor es lo que sienten las plantas, pero seguro algo que las hace reaccionar ante el medio como cambios de temperatura, aumento / disminución del agua, herbivoria y heridas provocadas por insectos, aves y seres humanos, al fin y al cabo en la naturaleza no existe el daño cero. Buena parte de los seres vivos dependemos de productos de que obtenemos de vegetales, si se quiere dependemos de la fotosíntesis de otros, y estos se obtienen dañando, se daña al punto que el individuo no se enferma, se daña hasta un punto donde este puede reaccionar, recuperarse y seguir relacionándose con el resto del entorno en donde le tocó vivir.

No ocurre lo anterior cuando un árbol emplazado en el entorno urbano ES MUTILADO, a veces dejando sólo parte del tronco principal, sin siquiera respetar la arquitectura del ejemplar simplemente la motosierra partió en 2 o más partes al ejemplar, ¿hay sufrimiento y violencia? algo me dice que sí, no sé si dolor como lo entendemos los seres humanos, pero si, y sino seguro violentará la estructura natural del ejemplar, impidiendo a este recuperar su plenitud y peor aún jamás se maximizaran los beneficios que de esta intervención se esperaban. El árbol reaccionará, lo más probable es que rebrotando, volverán a salir hojas, con suerte brotes, frutos y semillas, pero al mismo tiempo empezaran y se aceleraran procesos que gatillaran sin más explicación el deterioro temprano y finalmente la muerte de el o los ejemplares intervenidos

Se habla de violencia a distintos niveles, animal, intrafamiliar, de género, de estado, creo que está siendo hora de agregar la violencia vegetal, puede que estos no la sientan, pero ciertamente los que nos sentimos violentados con las pésimas condiciones de manejo a la que es sometido el arbolado somos todos quienes dependemos de ellos, ojalá municipios saquen cuentas y tomen las medidas del caso, que pocos no somos.

au_nota_15102019.png

Publicado el 2019 Oct 15 por gaf en Noticias, Opinion
Powered by CuteNews
GAF
XIII Congreso Latinoamericano de Estudiantes de Ciencias Forestales